Quería ser una stripper y su hermanastro la ayuda

Nadya Nabakova quería ser una stripper, y su hermanastro escuchó esta idea extravagante. No había forma de que ella fuera una stripper, y su hermanastro estaba segura de ello. Nadya rogó para que cambiara de idea. Hizo una apuesta de que podía ganar bastante dinero con su primer baile, y, de manera bastante segura, tan pronto como se a quitado la blusa y se le había peleado a su hermanastro, la polla se le puso dura como una roca. Unos días después, Nadya regresó de su primer día como stripper y no ganó tanto dinero como esperaba. Ella podría haber hecho más, pero tenía miedo de darles a los extraños trabajos manuales. Su hermanastro le ofreció su polla para que ella practicara y se sintiera cómoda. Ella no era la mejor en masturbarse. Ella necesitaba trabajo  
[X]





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *